bundts·cheesecakes·chocolate·san valentín

Tattoo bundt cake de chocolate corazón tarta de queso

Una propuesta para el próximo San Valentín, Un bizcocho muy chocolateado con un interior de tarta de queso en forma de corazón. Vále, no es lo más original del mundo, seguro has visto esta decoración muchas veces pero en mi defensa tengo que decirte que normalmente se hace con bizcocho y el mío es deliciosa tarta de queso, toma ya. Luego está la decoración exterior con esos corazones tatuados, realizados con papel de arroz que por supuesto es opcional por si no te gusta tanta cursilería, pero es la ocasión ideal, of course.

Sigo con mi búsqueda del tattoo bundt cake perfecto. Esta técnica para poner pequeños dibujos en el budnt cake, tras varios intentos fallidos, ha resultado bastante aceptable. Primero intenté hacer dibujos con la pasta cigarrillo, como en mi primer tattoo bundt cake, pero tras el horneado se deformaban. Esa pasta no se congela del todo y con el calor se expande por lo que los dibujos no quedan nada definidos. También intenté hacer los corazones con papel de azúcar, pero tras el horneado se cuarteaban un poco. Finalmente el papel de arroz, menos flexible y más frágil resultó ser el que aguantó bien el horneado. A continuación te lo cuento todo, todo.

El día de antes de hacer el bundt tenemos que preparar la tarta de queso del interior, haremos 2 recetas de la tarta de queso estilo la Viña.

Para 2 moldes de 22 cm cuadrado.

INGREDIENTES TARTA DE QUESO:

  • 600 gr de queso crema tipo Philadelphia a temperatura ambiente
  • 400 ml de nata para montar 35% M.G. a temp. ambiente
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos yo uso tamaño M a temp. ambiente
  • 2 cucharaditas de azúcar vainillado o pasta de vainilla
  • 2 cucharadas de harina
  • Cortadores de galleta en forma de corazón, yo he usado 2 tamaños, uno de 2 cm y otro de 4 cm.

Precalentamos el horno a 210º.

Preparamos nuestros moldes con un papel de hornear, que arrugamos y hacemos una bola, lo mojamos y lo abrimos para acoplar al molde. Puedes hacer dos tiras y ponerlas en cruz, en este caso 4 tiras, es más fácil para acoplar en los moldes cuadrados. Reservamos.

La mejor forma para que los ingredientes se integren bien es que estén a temperatura ambiente, los sacaremos al menos una hora antes del frigorífico. En un bol mediano, con unas varillas de mano mezclamos el queso crema con la nata, no hay que montar, solo integrar. Añadimos el azúcar y después los huevos. Por último la vainilla o el azúcar avainillado y la cucharada de harina pasada por un colador para que esté bien aireada y no queden pegotones. Removemos bien y dividimos en los dos moldes que tenemos preparados con el papel, mejor si lo pesas y echas la misma cantidad en cada molde, ayuda a que además de ser iguales se horneen exactamente a la vez.

Metemos al horno y dejamos unos 35-40 minutos. Es importante que el molde sea de ese tamaño y que sea un poco alto porque en el horno sufla y crece en altura, aunque al sacar se bajará, es lo normal. No es aconsejable que cuaje por completo para que no quede seca, la sacaremos en el horno aunque veamos que por el centro está un poco blanda y “flanea” al moverlo. Al enfriar cuajará por completo. Como siempre en un cheesecake dejamos enfriar del todo antes de meter al frigorífico y sólo lo desmoldaremos tras pasar por el frigorífico al menos unas 4 horas y poder cortar nuestros corazones.

Una vez bien fría, desmoldamos y recortamos todos los corazones que podamos, para ello cuadraremos la tarta recortando bordes y usaremos el centro, necesitaremos unos 20-22 grandes (con 2 cm de grosor de la tarta de queso con mi molde cuadrado de 22 cm, dependiendo de donde hagas la tarta de queso así de grueso será tu tarta y en consecuencia tus corazones). Opcionalmente también haremos corazones con un cortador más pequeño, en mi caso necesité unos 40 porque eran más finos, lo hice con los recortes de los bordes. Eso sí procura que los extremos sean rectos y para que encajen unos seguidos de los otros sin huecos.

Una vez estén todos los corazones recortados los metemos al congelador encima de papel de horno y lo dejaremos hasta el día siguiente que preparemos el bundt cake.

Para un bundt cake de 10 tazas, yo he usado mi molde Anniversary de Nordic Ware.

INGREDIENTES BIZCOCHO CHOCOLATE:

  • 1 hoja de papel de arroz comestible
  • troqueladora de papel con forma de corazón yo he usado dos tamaños, 1,5 cm y 2,5 cm.
  • 180 gr de mantequilla temperatura ambiente
  • 200 gr de azúcar blanco
  • 3 huevos
  • 200 gr de chocolate negro (yo uso 70%)
  • 300 gr de harina todo uso
  • 3 cucharadas de cacao puro en polvo
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química
  • 150 gr de nata para montar (35% M.G)
  • manga pastelera para dosificar la masa en el molde (es importante)
  • corazones de tarta de queso congelados

Comenzamos recortando los corazones con las troqueladoras y engrasando nuestro molde bundt, yo lo hice con spray desmoldante como siempre pasando un pincel por todos los huecos. Con cuidado colocamos los corazones de papel de arroz en el molde bundt boca abajo, para que al desmoldar se vean rectos. No se quedan muy bien pegados al molde ni se ablandan al entrar en contacto con la grasa del spray desmoldante pero se sujetan lo suficiente para aguantar hasta que rellenemos con la masa.

Precalentamos el horno a 175º calor arriba y abajo con la rejilla a media altura.

Derretimos el chocolate troceado al baño maría o en el microondas en tandas cortas con cuidado de no quemarlo. Una vez derretido lo reservamos y dejamos templar.

En un bol, tamizamos la harina con la levadura química y el cacao en polvo y reservamos. En otro bol con unas varillas eléctricas o en la KA, batimos con el accesorio de pala la mantequilla con el azúcar hasta que esté bien blanqueada y esponjosa durante al menos 5 minutos. Incorporamos los huevos y batimos de nuevo unos minutos hasta tener una masa homogénea. Ahora añadimos el chocolate derretido e integramos bien. Por último, alternamos la harina tamizada reservada y la nata en tres veces, empezando y terminando por los secos, mezclando lo justo hasta integrar.

Echamos la masa en una manga pastelera para poder dosificar mejor, es una masa bastante espesa, lo que nos ayudará a que la decoración de corazones no se muevan de su sitio. Primero dirígete hacia cada uno de los corazones, para que no se mueva del sitio, pegándolos contra el molde, después rellena huecos hasta que tengas la mitad de la masa utilizada. En este momento, saca los corazones del congelador y ponlos pegados unos a otros boca abajo en el centro de la masa hasta completar la circunferencia completa, cubre con más masa y pon los corazones pequeños de igual forma. Termina de llenar el molde con la masa restante. Por último, da unos pequeños golpes con el molde en la encimera (y un trapo en medio para amortiguar) y así alisar la superficie todo lo que puedas y se rellenen bien los huecos del bundt.

Metemos al horno y hornearemos durante unos 60 o 65 minutos o hasta que al pinchar salga limpio. Yo he usado mi termómetro para bundt cake.

Sacamos de horno y dejamos reposar el molde 15 minutos antes de desmoldar encima de una rejilla.

Una vez bien esté frío del todo podremos poner el glaseado, que por supuesto es opcional y lo conservaremos en el frigorífico por la tarta de queso.

INGREDIENTES GLASEADO:

  • 50 gr de azúcar glase
  • 1 o 2 cucharadas de agua

He querido que el glaseado no fuera muy espeso y opaco, quería que fuera casi transparente para no tapar los corazones. Para ello, mezclamos el azúcar glase en un cuenco y agregamos agua hasta que tenga un espesor adecuado, ni muy espeso ni muy líquido, algo intermedio. Siempre puedes ajustar con más azúcar glas o añadiendo más agua muy poco a poco.

Hoy haré un paso a paso en Instagram que dejaré guardado en destacados.


Hemos tardado en volver a la rutina, al final MARCOS ha estado de vacaciones de navidades un mes entero! Cómo ya sabréis todo se alargó por Filomena, la gran nevada de paralizó Madrid por completo más de 10 días, en fin, menudo estreno de año. En medio de todo esto a MARCOS por fin se le cayó esa muela pendiente que le habrían quitado en el dentista en el mes de Abril si todo hubiera seguido su curso normal pero que la pandemia trastocó. Le dio guerra unos días pero finalmente él mismo, que se hurgaba muy a menudo, lo saco y me lo dio en la mano como si nada, que tío. En el cole la rutina es la de siempre y la semana pasada les hicieron de nuevo una prueba de antígenos que por supuesto salió negativa. Aquí en casa seguimos sin salir nada más que lo imprescindible y ni siquiera podemos dar paseos con los abuelos porque nuestra localidad está confinada desde hace semanas. Bueno, lo que es seguro es que ya queda menos, besos para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s