Dulces·tartas y layer cakes

Tarta de oreo decorada “Fortnite” – Cumple Javi 16

fornite primera_MG_2588

fornite_MG_2601

La tarta de cumpleaños de mi Javi, que el domingo pasado cumplió nada más ni nada menos que 16 años; Este año había muchas velas que soplar! Y sí, aunque no lo parezca a primera vista es una decoración inspirada en el Fortnite porque lleva esos colores característicos del juego pero sin llegar a ser infantil sino más bien algo sutil y juvenil.

FELICIDADES JAVICHU, TE DESEO LA MAYOR FELICIDAD DEL MUNDO, TE QUEREMOS MUCHÍSIMO!!!

Es una tarta sabor oreo, con bizcochos de chocolate y relleno una crema llena de galletas oreo, al gusto del cumpleañero por supuesto.

*En la decoración no he usado pan de oro, he buscado un low cost haciendo yo misma unas finas láminas doradas con el colorante dorado, lo descubrí en el Instagram de Georgia Green “Georgia’s cakes” es fantástica, si no la conoces te la recomiendo 100%. Te lo explico todo más abajo.

Las maravillosas velas son de mi tienda favorita Nube de caramelo.

La receta (poco modificada) del bizcocho es mi preferida del libro de Alma O. “Dulces maravillosos”

Para 4 bizcochos de 18 cm.
INGREDIENTES BIZCOCHOS:

  • 330 gr de harina
  • 1 y 1/4 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura química tipo Royal
  • 150 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 165 ml de aceite de oliva suave o de girasol
  • 600 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 225 ml de leche
  • 130 ml de café recién hecho, que esté bien caliente

Engrasamos los 4 moldes y les ponemos un círculo de papel de horno en la base. Reservamos. Precalentamos el horno a 170º.

Comenzamos tamizando la harina con el bicarbonato, la levadura y el cacao en polvo. Reservamos. En un bol batimos el azúcar con el aceite hasta que esté homogéneo. Añadimos los huevos de uno en uno. Luego, incorporamos la mitad de la harina reservada alternando con la mitad de la leche. Echamos la otra mitad de harina, seguido de la otra mitad de la leche. Por último echamos el café recién hecho y removemos hasta integrar.

Echamos la misma cantidad de masa en cada molde, son unos 440 gr más o menos. Nos aseguramos de que todas las capas tengan el mismo grosor. Metemos al horno precalentado, calor arriba y abajo sin aire durante unos 30 minutos. Yo lo hago en dos tandas 2 y 2 moldes cada vez porque solo tengo tres moldes (tengo que esperar a que los dos primeros estén listos, desmoldar, limpiar el molde, engrasar…..) Ve comprobando que están bien hechos. Una vez horneados, dejamos reposar en el molde 5-10 minutos y desmoldamos encima de una rejilla. Cuando estén tibios, los envolvemos en film transparente y los dejamos en el frigorífico hasta el día siguiente.
La decoración del falso “pan de oro” la haremos también el día antes para tenerlo bien seco y poder utilizar.
DECORACIÓN FALSO “PAN DE ORO”:

Para la realización del falso pan de oro pintaremos en un trozo de papel de horno con la pintura dorada; La que yo he usado es líquida pero un poco espesa sin llegar a ser gel. Remuévela bien con el pincel antes de usar porque suele venir con la parte más espesa al fondo. Haz un cuadrado con la pintura y deja una capa no muy fina, para que a la hora de manipular puedas manejarlas bien. Dejamos secar al aire de un día para otro. Al día siguiente solo tienes que arrugar bien el papel de horno y sacar trocitos para la decoración.

Las cremas de relleno y decoración yo siempre las hago el día del montaje de la tarta.
INGREDIENTES RELLENO CREMA DE OREO:

  • 400 gr de nata para montar, al menos 35% de M.G.
  • 400 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 200 gr de azúcar glasé
  • 14 galletas oreo en trozos
  • 1/4 cucharadita de goma xantana o gelespesa (opcional, para espesar la crema)

Ponemos toda la nata bien fría con el queso crema también muy frío y el azúcar glasé en un bol y con unas varillas eléctricas comenzamos a batir. Primero a velocidad baja para que el azúcar glasé no salga disparado y luego aumentamos la velocidad hasta que tengamos una crema montada y consistente. Por último añadimos la goma xantana espolvoreada por la crema y damos unas vueltas con una espátula para repartir y de seguido las oreo troceadas. Procedemos al montaje de la tarta.
CREMA DE MERENGUE SUIZO Y MANTEQUILLA (SMBC) PARA LA DECORACIÓN:

  • 160 gr de clara de huevo
  • 320 gr de azúcar
  • 480 gr de mantequilla a temperatura ambiente*
  • esencia de vainilla transparente
  • pizca de sal
  • colorante azul, morado, rosa y negro (black extra de Sugarflair)

*Justo en el momento de comenzar a hacer el merengue suizo, meteremos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos en el congelador, sobre todo si es verano y hace calor. La sacaremos a los 10-15 minutos que es cuando estará hecho nuestro merengue suizo y sea el momento de añadirla. Tendremos una crema de merengue suizo más estable y casi con toda seguridad no tendremos que meter nuestra crema en el frigorífico porque la notemos un poco blanda.

Comenzamos haciendo el merengue suizo. Ponemos en un bol de cristal las claras junto con el azúcar al baño maría encima de un cazo. Sin parar de remover lo mantenemos hasta que el azúcar se disuelva, unos 74º (por seguridad alimentaria al usar huevo crudo) para ello el termómetro es imprescindible. Pasamos las claras a la Kitchen Aid o batidora y montamos las claras con las varillas a velocidad alta hasta hacer picos duros. Comprobamos que el bol no esté caliente para añadir la mantequilla porque de lo contrario se derretiría.
A continuación ponemos la pala en la Kitchen Aid, sacamos la mantequilla del congelador y la añadimos a velocidad media.
A la mitad del proceso puede parecer que se corta pero quedará una textura muy sedosa si sigues batiendo.

Por último, añadimos la vainilla y una pizca de sal. Cuando esté bien integrado el sabor paramos el robot y reservamos. Por último teñiremos la crema con colorante azul para la primera cobertura. Después iremos tiñendo el sobrante de crema (lo haremos mientras la tarta está reposando en el frigorífico entre capa y capa) y así poder reutilizar la que sobra pues la gama de color lo permite.
MONTAJE:

  • Bizcochos bien fríos preparados el día anterior
  • relleno crema de oreo
  • 1 aro ajustable
  • acetato
  • base de tartas de 20 cm
  • crema de merengue y mantequilla (SMBC)
  • colorante azul, morado, rosa y negro (black extra de Sugarflair)
  • colorante dorado (yo he usado este)
  • boquilla redonda grande
  • pinceles de cerdas blanda para pintar contornos y de cerdas duras para hacer las salpicaduras de pintura dorada.
  • falso pan de oro (preparado con antelación porque debe estar bien seco, más arriba tienes explicado como lo he hecho)
  • velas doradas (yo he usado estas)

Nivelamos todos los bizcochos para que no tengan copete y sean del mismo grosor (si es necesario). Para un corte perfecto es imprescindible quitar el copete.

Para el montaje de la tarta yo uso un aro ajustable, lo ponemos en un plato o base de tartas donde la vamos a presentar. Ponemos un acetato a todo el borde interior del aro. Si tu acetato es bajo, une tres o cuatro tiras a lo alto con celo y te servirá igualmente. Ponemos un poquito de crema en el centro del plato y metemos el primer bizcocho. Encima echamos unos 300 gr de la crema de oreo, para ello pesa la totalidad toda la crema y divide entre 3 si quieres que te queden las capas exactamente igual de grosor, si no quieres esa perfección omite el paso. Estos detalles son los que luego hacen que se vea tan igualado y perfecto en el corte. Procura que entre bien por todos los huecos. Ponemos encima de la crema con oreo el segundo bizcocho, y así hasta terminar con el cuarto y último bizcocho. Lo tapamos todo con film transparente y metemos en el frigorífico al menos durante 4 horas antes de decorar con la crema de SMBC.

Una vez esté bien fría, sacamos Y retiramos el aro y el acetato.

Hacemos una primera capa por toda la tarta con la crema SMBC de color azul dejando los bordes rectos y llevamos la tarta al frigorífico al menos 30 minutos.

Mientras la tarta está en el frigorífico, hacemos nuestra segunda crema morada. Yo he usado la crema azul que me ha sobrado de la primera capa y he añadido colorante morado y también algo de rosa para ajustar el color que buscaba. Reservamos en una manga pastelera.

Pasado el tiempo, hacemos una segunda capa con el morado, para ello ponemos la crema morada en una manga pastelera para poder repartir mejor. La pondremos solo por la parte inferior desde la mitad de la tarta para abajo. NO quiero hacer un degradado de color, quiero que quede una capa un poquito gruesa y que sobre salga de la capa azul dejando un pequeño escalón. Pasamos una espátula para alisar la parte morada y volvemos a meter al frigorífico otros 30 minutos.

Mientras la tarta está en el frigorífico, hacemos nuestra tercera crema de color negro. Yo he usado la crema morada restante y he añadido casi todo el bote de colorante negro para poder llegar a ese color tan intenso, y eso que hemos usado una crema ya teñida y oscura que se supone es menos difícil de conseguir que con crema blanca de inicio. Reservamos también en una manga pastelera, esta vez con una boquilla redonda y grande.

Sacamos la tarta del frigorífico y repartimos la crema negra por todo el borde inferior dejando otra capa gruesa que sobre salga de la morada, debe quedar un pequeño escalón. Pasamos la espátula para alisar la parte negra. Por último hacemos unos montoncitos con la crema negra por toda la parte superior.

En la segunda foto tras estas líneas, la del corte de la tarta entera, se pueden apreciar los “escalones”.

Metemos al frigorífico para terminar de enfriar nuestra tarta también alrededor de 30 minutos.

Para finalizar la decoración con un pincel suave pintamos con la pintura dorada los bordes de la crema negra y la morada. Con unas pinzas de precisión colocamos nuestro falso pan de oro, porque con los dedos puede que dejes marcas, por el contorno y la parte superior (busca posibles imperfecciones y tapa con el falso pan de oro ;). Por último con la misma pintura dorada pero con un pincel de cerdas duras hacemos las salpicaduras de forma libre. Guardamos hasta el momento de servir en el frigorífico. Ponemos las 16 velas en el último momento.

Como últimamente vengo haciendo, puedes ver un paso a paso en mis stories de Instagram. Los guardaré con el nombre de tarta “fornite”.

fornite_MG_2586

fornite_MG_2606

fornite_MG_2603

Y sí, he cortado la tarta antes del cumpleaños, con la tarta muy fría el corte sale perfecto y al igual que sale, tras la foto se vuelve al mismo sitio sin mucha dificultad, eso sí, con un poco de prisa para que la crema no se ablande.


Superadas las dos primeras semanas, sobre todos los chicos, nos vamos acogiendo la rutina. A mí me está costando bastante más. Cada año comienzo el curso escolar entre tartas importantes y celebraciones. La primera semana de septiembre fueron nuestras jornadas familiares anuales de la Asociación Síndrome de Angelman, que coincidió con la boda de una de mis mejores amigas. Mi Silvina se casó con Carlos y pasamos un fin de semana de lo más ajetreado pero maravilloso entre celebración y celebración. Yo creo que por eso estoy tan estresada y no veo la rutina acoplada a mi vida todavía. Y el lunes que viene el cumple de Tito ¿ahora me entiendes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s