Dulces·postres

Mini ruffled milk cakes – pastelitos de natillas

ruffled-primera006

Una receta muy fácil. Últimamente necesito hacer cosas fáciles, sin complicarme la vida, que a veces bastante complicada viene, y compartir cada fin de semana una recetilla con mi familia o amigos. Hay días que no tengo demasiado tiempo, pero me obligo a hacer receta, fotos y redactarla en el blog. Es una terapia para mí.

Una ruffled milk cake es una tarta de natillas, pero en esta ocasión la he hecho en remequines individuales utilizado la receta de Montes para su precioso blog Manzana & Canela.

Depende del tamaño del molde usaremos la receta entera o la mitad. El molde de Montes era bien grande y yo he preferido hacer remequines individuales, por lo tanto he usado la mitad de la receta.

Para 1 molde pequeño de cerámica y 4 remequines individuales.

INGREDIENTES:

  • 80 gr de mantequilla derretida
  • 10 hojas de pasta filo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 360 ml de leche entera
  • 3 huevos
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla o esencia

Precalentamos el horno 180°.

Derretimos la mantequilla y engrasamos un molde de cerámica o unos remequines individuales como los míos. Dejamos atemperar el resto de la mantequilla.

Colocamos las hojas de pasta filo en la encimera y las doblamos individualmente en forma de acordeón. La primera hoja ya doblada, la enrollamos sobre sí misma y la ponemos en el centro del molde. Seguimos enrollando más hojas y las ponemos alrededor de la primera, haciendo una espiral. Una vez cubierto todo el molde, pintamos las hojas con la mantequilla derretida con la ayuda de un pincel de repostería y espolvoreamos la canela.

 

Metemos al horno durante unos 25-30 minutos o hasta que las hojas se vean doradas.

Mientas preparamos el relleno. Ponemos en un cazo la leche con la vainilla. Llevamos a ebullición y retiramos. Batimos los huevos con el azúcar y cuando esté bien mezclado añadimos la leche poco a poco con cuidado de no cuajar los huevos removiendo con unas varillas sin parar.

Echamos la mezcla en el molde con la pasta filo horneado y volvemos a hornear otros 20-25 minutos.

Sacamos y dejamos templar. Puede tomarse templada o fría.

Recomendaciones:

No llenes demasiado el molde con hojas de pasta filo, aunque queda mucho más bonito, luego puede que le cueste penetrar el líquido y quede demasiado mazacote. Es mejor que quede más holgado y por lo tanto más jugoso.

Hay que conservarlos en la nevera muy bien tapado pero sacarlo unas dos horas antes como mínimo para tomarlo a temperatura ambiente.

Lo ideal es tomarlo el día que se ha hecho pues las hojas conservan el toque crujiente y la pasta está muy jugosa, yo prefiero a temperatura ambiente que templado, pero eso es cuestión de gustos.

ruffled008ruffled012ruffled013ruffled016


Últimamente MARCOS tiene días que está un poco más trasto de lo normal. Abre armarios y coge cosas por toda la casa que nunca antes había tocado. Hay que tener 50 ojos para él y tengo solamente 2 así que con un rotulador ha decorado la funda nórdica de su hermano y sus muebles, menos mal que se quita con alcohol aunque la funda aún no ha vuelto a ser la misma. Por lo menos duerme como un lirón toda la noche. Por lo general nuestros ángeles tienen muchos trastornos en el sueño. De eso nos hemos librado.

2 comentarios sobre “Mini ruffled milk cakes – pastelitos de natillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s