Dulces·tartas y layer cakes

Red velvet con nata y flores

red vlevet f primera_MG_9674red velvet f_MG_9684

Una tarta super especial para mis tíos Antonio y Luci.

Cumplen los años con un día de diferencia pero de distito año y como ya se nos han hecho un poco mayores, que no mucho, mis primos nos invitaron a celebrar este día en familia. Es un momento de cambios, un momento difícil, en que el alzheimer ha vuelto a entrar en nuestras vidas. Tito, Marcos y yo no pudimos estar porque lo celebraron el finde semana pasado que teníamos programado nuestro viaje a Valencia por las jornadas familiares de la asociación pero quise dejarles mi regalo especial en forma de tarta, como no.

La única pega es que son del Atleti.. jejeje pero eso dio pie a que la tarta fuera roji-blanca, unos bizcochos red velvet rellenos de nata, porque a mi tía Luci le encanta. Decorado con unas flores para ella, porque siempre ha sido una mujer elegante y cariñosa y los colores y el escudo para mi tío porque es un forofo de corazón de su querido Atleti. Sé que la disfrutaron mucho y no sobró nada.

FELIZ CUMPLEAÑOS TIO ANTONIO Y TIA LUCI, OS QUIERO UN MONTÓN!!!

Para tres moldes de layer cake de 18 cm.

INGREDIENTES BIZCOCHO:

  • 250 ml de buttermilk (250 ml de leche entera con dos cucharadas de zumo de limón
  • 120 ml de aceite de oliva suave (yo use aceite de oliva Arbequina)
  • 320 gr de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de pasta de vainilla (yo uso Home Chef)
  • 300 gr de harina
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • colorante rojo en pasta (yo uso red extra de Sugarflair)

Precalentamos el horno a 180º.

Engrasamos los moldes y reservamos.

Hacemos el buttermilk mezclando la leche con el zumo de limón y lo dejamos reposar 5-10 minutos, hasta que se vea como leche cortada.

A continuación, batimos en un cuenco con las varillas de mano el aceite con el azúcar hasta que esté bien mezclado. Añadimos los huevos y la pasta de vainilla. Removemos. En el buttermilk diluimos colorante rojo, para que vaya tomando color. Tamizamos la harina con el cacao y echamos la mitad a la mezcla, luego echamos el buttermilk con el colorante y terminamos con la otra mitad de la harina con cacao. Removemos hasta que quede todo homogéneo y sin restos de harina, pero sin sobre-batir la masa.

Disolvemos el bicarbonato con el vinagre y lo añadimos a la masa de golpe. Removemos. Por último y si es necesario echamos un poquito más de colorante rojo hasta que tenga el color deseado. Si usas un colorante rojo en gel tendrás que echar bastante (olvídate de los colorantes líquidos porque no tiñen apenas nada y menos en esta masa) para los bizcochos red velvet se usa un colorante rojo concentrado en pasta para poder conseguir un rojo bonito, de lo contrario tendrás un bizcocho marrón con un toque rojo nada parecido a un red velvet.

Repartimos en los tres moldes y llevamos al horno precalentado. Horeamos unos 25 minutos, o hasta que esté cocido en el centro.

Sacamos y dejamos en el molde unos 10 minutos, desmoldamos encima de una rejilla y una vez templados, envolvemos en film y los guardamos en el frigorífico para que se queden húmedos y jugosos. Debemos montar la tarta con los bizcochos fríos de la nevera a ser posible.  Yo siempre los hago el día anterior al montaje de la tarta.

INGREDIENTES RELLENO NATA MONTADA:

  • 500 ml de nata para montar, mínimo 35 % M.G. (yo suelo usar La Asturiana que nos ofrece un 38% lo que nos asegura más estabilidad)
  • 4-5 cucharadas de azúcar glasé para endulzar, al gusto
  • 3 hojas de gelatina neutra (depende de la marca son mas o menos hojas, en el paquete especifica cuantas necesitas para 500 ml de liquido)

En un cuenco con agua fría ponemos las hojas de gelatina para que se hidraten durante 5 minutos. En otro cuenco ponemos 3 o 4 cucharaditas de nata y lo calentamos. En la nata caliente disolvemos las hojas de gelatina hidratadas y reservamos para que pierda un poco de calor. Por otro lado, ponemos a montar el resto de la nata. Empezamos a velocidad baja y vamos subiendo poco a poco. Cuando empieza a tomar cuerpo, antes de montar del todo, añadimos el azúcar glasé y la nata con la gelatina que habíamos reservado. Terminamos de montar, en este punto con la gelatina tardará muy poco.

*La nata no es el mejor de los rellenos para este tipo de tartas, con el tiempo pierde suero y merma su estabilidad. Lo que he hecho en esta ocasión es añadir gelatina para no variar su sabor, aunque si se ve afectada su textura, ya que resulta una especie de mousse.

MONTAJE DE LA TARTA:

  • 1 aro ajustable
  • acetato
  • 3 bizcochos red velvet
  • nata montada azucarada con la gelatina
  • flores naturales o artificiales para decorar
  • azúcar glasé para espolvorear
  • velas para decorar
  • escudo de fútbol (opcional)

Si vas a poner un escudo, imprime en papel de azúcar el escudo elegido. Recorta en un poco de fondant blanco estirado la forma del escudo y deja secar un poco. Pon un palito para luego insertar el escudo en la tarta. Yo lo puse después por la parte de atrás pegado con chocolate blanco derretido. Pega el papel de azucar humedeciendo el fondant ligeramente con agua y deja secar por completo. Reserva.

Para el montaje de la tarta necesitamos un aro ajustable, lo ponemos en un plato o base de tartas donde la vamos a presentar. Ponemos un acetato a todo el borde interior del aro. Si tu acetato es bajo, une tres tiras a lo alto con celo y te servirá igualmente. Metemos el primer bizcocho y echamos la mitad exactamente de la nata, para ello pesa su totalidad y divide. Estos detalles son los que luego hacen que se vea tan igualado y perfecto. Procura que entre bien por todos los huecos. Ponemos encima de la nata el segundo bizcocho, otra capa de nata y el último bizcocho. Lo tapamos todo con film transparente y metemos en el frigorífico al menos durante 4 horas antes de decorar.

Antes de retirar el acetato a la tarta, la metemos al congelador una media hora, para que quede más limpio y bonito.

Una vez esté bien fría, sacamos del congelador, retiramos el aro y el acetato. Decoramos con unas flores, las mías eran artificiales porque tenía todas las floristerías cerradas (agosto) y antes de meterlas en el bizcocho, mete cada una de ellas en pajitas (canutos) de beber, es plástico alimentario y no habrá problema. Espolvorea azúcar glasé por toda la parte superior y coloca las velas y el escudo.

La tarta por supuesto se reserva en la nevera hasta el momento de servir.

Si tienes alguna duda, en el enlace de Megasilvita tiene fotos de paso a paso y un vídeo genial de como montar una tarta con el aro y el acetato. Yo tengo en stories destacadas de Instagram el montaje de esta tarta, una imagen vale más que mil palabras.

red velvet f_MG_9697red velvet f_MG_9692red velvet f_MG_9708


Ya pasaron nuestras especiales jornadas familiares y como siempre fue un maravilloso fin de semana. Conocemos y alentamos a las familias nuevas (cada año hay alguna) y nos reencontramos y compartimos con los amigos como si nos viéramos a diario. Es tan enriquecedor que merece la pena el desplazamiento y el agotamiento de unos días intensivos. La verdad que no lo cambiamos por nada.

Mañana comienza el cole MARCOS, deseando volver a la rutina y a intentar seguir con nuestro proyecto de comunicación, a ver si los nuevos profesionales del cole nos acompañan. Cada año nos cambian tutor y logopeda, aunque tengo la esperanza que a nuestra Majito no nos la quiten, cruzaremos los dedos.

7 comentarios sobre “Red velvet con nata y flores

  1. Hola Marta, vuelta a la rurina ya, esroy de nuevo por aquí leyendo tus delicias. Rus tios quedarian encantados con semejante preciosidad además con el red velvet nunca se falla.
    Seguro que el curso va genial y Marcos se adapta bien a los nuevos profes, es lo que pasa con nuestro sistema educativo, mucho interino y plazas sin cubrir, luego los perjudicados son los niños, los profes tb pero los importantes son los peques.
    Muchos besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola preciosa! La verdad que la tarta fue un éxito 😊
      Como bien dices hay muchas cosas que fallan, en un colegio de educación especial no debería existir esos problemas, son personitas dependientes y con unos cuidados y apoyos muy específicos. De verdad que no hay interés en solucionarlo. A veces son cosas con soluciones tan obvias que parece mentira que sigamos así, en fin…. Gracias siempre por tus comentarios, me alegras el día❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s