Dulces·helados y polos

Helado de frutas del bosque

Estamos en verano y el calor no perdona. Por eso un helado y casero.
Admite muchas variedades, tanto como gustos por las frutas. Puede ser de fresa, melocotón, melón, kiwi, combinar mango y plátano…..la que más os guste! y por supuesto que para los peques es ideal a la vez que sano; pero no se lo digáis, tiene que ser vuestro secreto 😉

INGREDIENTES:

  • 450 gr. de frutas del bosque congeladas
  • 3 yogures tipo griego
  • 4 cucharadas de miel

Solo tenéis que mezclar todos los ingredientes juntos con una batidora potente o un robot de cocina. Mi madre lo hace con la batidora en casa y le sale fenomenal, lo único que tiene que poner menos cantidad porque todo le resulta más costoso.

El único truco, es que una vez tengamos la mezcla bien batida, la ponemos en una tartera al congelador, y cada hora le daremos unas vueltas, o mejor si lo trituras con la batidora o robot de cocina, para que no se formen cristales por la congelación y se quede un helado cremoso. Lo haremos durante al menos 3 ó 4 horas ( 4 veces)o hasta que no podáis mezclarlo bien porque esté muy compacto.

También te lo puedes comer sin pasar por el congelador, poniendo menos yogur y mas cantidad de fruta congelada. A cucharadas!
Si queréis cambiar de fruta, solo hay que pelarla, cortarla y congelarla con antelación para hacer el helado a vuestro gusto. Para endulzar también podéis sustituir la miel por azúcar moreno, azúcar blanca, pasta de vainilla o simplemente no ponerle nada.
————————————————————————————–
Ya ha empezado el verano y con él la temporada de piscina.
Los que ya conocen a nuestro ángeles saben lo mucho que les gusta el agua, es fascinación, por lo que pasamos el verano entero metidos en la piscina de la urbanización.
Javi ya va a su bola y está todo el tiempo jugando y bañándose con sus amigos. A MARCOS antes le controlaba más porque su movilidad era más reducida y conseguía tenerle bastante rato en la toalla, pero este año va a ser imposible…….
El año pasado, ya en cuanto me descuidaba estaba de camino a la piscina y de paso se metía por el lavapies ¡con lo fría y sucia que está el agua!.
Este año me da que no se va a conformar de ninguna manera, voy a dejar la huella de el lugar donde la espalda pierde su nombre en el borde la piscina.
Todavía pasa muchos ratos en la piscina de los peques, pero ya está muy grande y tengo que tener mil ojos para que no agarre para abrazar a un bebé con los que comparte espacio.
Además muchos le miran raro y me preguntan ¿por que se ríe tanto?……¡pues porque es feliz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s